4ª Y 5ª Sesiones del III SIDES

4ª Y 5ª Sesiones del III SIDES

sides-5-sesion-2

El 27 de octubre, con el Prof. Vicente Bellver como ponente, se ofreció la cuarta ponencia del III SIDES: “Democracia y Derecho vs creencias religiosas, presentando una interesante reflexión sobre un tema ciertamente actual e ilustrativo. La 5ª sesión del III SIDES tuvo lugar el 3 de noviembre  con el título “Derecho y moral: la secularización del Derecho penal y sus implicaciones en la actualidad”, por el Prof. Aniceto Masferrer, Catedrático acred. de Historia del Derecho (Univ. Valencia).

Sobre la última sesión se dispone de un pequeño resumen del acto que trasmite todo el interés de la ponencia. La presentación y el coloquio pusieron de manifiesto que no es posible separar de un modo completo, el Estado y la Iglesia, el Derecho y la religión, y que se trata de establecer criterios que permitan establecer límites y crear un espacio de colaboración entre ambos. Además, se abordó la cuestión de los intereses y la necesidad de lograr un equilibrio entre los intereses particulares y los del conjunto de la comunidad social y política.

Por otra parte, nos preguntamos por qué si todo el mundo tiene sus creencias o ideas (religiosas, morales, etc.), se tienden a presentar como peligrosas sobre todo las de los creyentes.

También se trató el tema del bien común, que para lograrlo es imprescindible, entre otras cosas, la no discriminación para permitir la participación de todos, teniendo en cuenta la cuestión de los límites de la libertad de expresión. También se analizó si es posible una búsqueda honesta del bien común, si es posible sustraerse de las propias ideas y creencias al descubrirlo y alcanzarlo de un modo lo más objetivo posible, llegando a la conclusión de que, siendo una tarea difícil, merece la pena buscarlo, porque es el único modo de conseguirlo o, por lo menos, de aproximarse al bien común.

Por último, se profundizó en el objeto del Derecho penal: la paz social. Y esto explica por qué se castigaban ciertas conductas, siendo una simplificación la idea –un tanto extendida en la historiografía– de que algunas conductas se castigaron en la tradición jurídico-penal occidental por el simple hecho de ser pecado.

A todos nos quedó claro que el tema no es fácil, y que no cabe simplificar o reducir la complejidad de cuestiones como ésta con etiquetas o eslóganes fáciles, que, si bien pueden sonar bien, rezuman ideología y carecen del debido rigor científico.

img_5493