En esta ocasión, el reconocimiento a la labor investigadora del Dr. Barrios y a su equipo se debe a un estudio que demuestra que la escoliosis idiopática no es una enfermedad osteo-articular sino neurológica.

La escoliosis idiopática, deformidad de la columna vertebral que se produce entre los 11 y los 16 años y principalmente en las niñas, no es una enfermedad de carácter osteo-articular o músculo-esquelético sino de causas neurológicas. Éste es el principal descubrimiento del estudio que ha realizado el grupo de investigación de la Universitat de València liderado por el profesor de Cirugía Ortopédica Carlos Barrios, y por el cual han recibido el Premio Europeo de Cirugía de la Columna que otorga EuroSpine, The Spine Society of Europe.

Este grupo de investigación, que ya fue reconocido por la Academia Americana de Cirugía de Columna en 2003, es el primer grupo español en recibir este premio europeo. Desde hace años, el equipo del que también forman parte los doctores Tormos (Instituto Guttman, Barcelona) y Pascual-Leone (Universidad de Harvard), viene realizando estudios que ya indicaban que la causa de la escoliosis podía estar en la corteza cerebral.

Este descubrimiento –explica el doctor Barrios– abre un nuevo campo en el tratamiento de la escoliosis ya que, desde esta perspectiva, perdería sentido el tratamiento habitual, centrado en la aplicación de un corsé o en una corrección quirúrgica en los casos de mayor gravedad, sino que las sesiones de estimulación del cerebro podrían utilizarse en el futuro como una posible solución para corregir esta deformidad de la columna.

Junto con su carrera médico-investigadora, el Dr. Barrios desarrolla una amplia labor de cooperación sanitaria internacional a través de AVASSV (Asociación Valenciana de Asistencia Sanitaria y Social Voluntaria). Desde hace diez años, mediante el programa Be Solid, se ha atendido a cerca de 100.000 personas, que la convierten en la ONG valenciana más importante de voluntariado sanitario.