Queridos amigos:

Siguiendo una de las mejores tradiciones cristianas os hago llegar a todos mi más cálida felicitación navideña: la llegada del Niño Dios, en el seno de la Sagrada Familia, constituye un maravilloso ejemplo de sencillez, alegría y generosa entrega a los demás para todos nosotros.

Pienso que actualmente conviene insistir y enfatizar el carácter de la Navidad como fiesta familiar: aunque el bullicio general nos puede distraer, resulta muy oportuno recordar y reconocer, especialmente en estos días, ese rasgo genuino de convivencia y encuentro familiar.

La Navidad, así entendida, es una espléndida ocasión para recordar y agradecer la aportación y apoyo permanente de todas aquellas personas y empresas que, con su ayuda y colaboración, hacen posible y nos permiten dar contenido y continuidad a las labores que desarrollamos en la Fundación Universitas y AVASSV.

Son ellos, voluntarios, amigos, socios protectores y empresas colaboradoras, quienes con la sencilla y alegre entrega de parte de su tiempo, y también de algún dinero, permiten que nuestra Fundación cumpla con su misión y contribuya a desarrollar, promover y fortalecer, entre los jóvenes universitarios, un conjunto de valores tales como la solidaridad, la exigencia profesional, el pensamiento crítico, el deseo de búsqueda de la verdad, la capacidad de análisis de las realidades sociales y tantos otros que estructuran y consolidan su madurez humana y su compromiso con la sociedad.

En nombre de Universitas os hago llegar mi más entrañable felicitación, mi profundo agradecimiento y mis mejores deseos para que en el nuevo año el Niño Dios nos siga ayudando.

Con todo mi afecto,

felipe prósper