£0.000

Pacto en Educación e Informe OCDE

Home / Articulos de opinión GESI / Pacto en Educación e Informe OCDE

Publicado en el diario Las Provincias. Domingo, 13 septiembre 2009.

Pacto en Educación e Informe OCDE
Javier Plaza Penadés. Profesor Titular de Derecho Civil. Universitat de València.

El Informe de la OCDE “Panorama de la Educación 2009” radiografía de una manera bastante real la situación del modelo educativo actual en España, necesitado de importantes reformas y, a ser posible, sobre la base de un gran pacto de Estado que permita dotar de estabilidad a dicho Modelo, más allá de los posteriores reajustes coyunturales.

Del informe de la OCDE se observa que el Modelo educativo español tiene una serie de desequilibrios que hay que corregir, especialmente el relativo al gran número de jóvenes que abandona los estudios después de la enseñanza obligatoria y el excesivo número de titulados universitarios (superior a la media europea) en relación con aquellos estudiantes que optan por la vía de la educación profesional.

Evidentemente, los motivos que inciden en el abandono escolar no pueden corregirse con una vulgarización o minoración todavía mayor de conocimientos, sino con una motivación añadida en la enseñanza de los mismos, especialmente ahora que se dispone de nuevos instrumentos y herramientas derivadas de las tecnologías de la información y la comunicación, y donde el aprendizaje con métodos memorísticos debe de ceder en favor de métodos basados en la capacidad de búsqueda y análisis crítico de la información, sobre la base de un buen y profundo conocimiento de los idiomas, tanto de los nacionales como de los extranjeros.

Por tanto una docencia exigente en los contenidos y asentada en métodos de comparación, análisis y razonamiento constituye la base desde las que se debe de buscar una mayor excelencia educativa, excelencia que debe de reforzarse en casa con el sano hábito de la lectura.

El otro desequilibrio radica en el alto número de estudiantes que concluyen sus estudios universitarios en comparación con el poco número de estudiantes de educación profesional. Ese es precisamente el endémico talón de Aquiles del sistema educativo español: la educación profesional, pues si se compara con otros países donde dicha educación funciona con éxito se observa, en primer lugar, que en España la educación profesional se inicia demasiado tarde y, además, el itinerario curricular de la educación profesional, a diferencia de lo que ocurre en nuestro país, permite a esos estudiantes ocupar profesionalmente los mismos puestos que un licenciado, más allá de que luego puedan acceder a la Universidad para completar su formación.

En cuanto a la Universidad española, es evidente que está demasiado masificada por la falta de una alternativa en la educación profesional y muy desenfocada respecto de las necesidades reales de la demanda de trabajo. Sirva como ejemplo lo que ha ocurrido en Medicina este año. Todo el mundo sabe que hacen falta médicos en España, pero los estudiantes que han iniciado estudios universitarios de medicina este curso necesitaban un 8.5 de media para estudiar dicha licenciatura debido al escaso número de plazas disponibles, por lo que se han quedado fuera muchas vocaciones de grandes médicos con un 8.2, un 7,7 o un 6,5…. No discuto que la Universidad cumple y debe cumplir una función social de formación, pero creo que debe de haber una cierta coordinación entre las necesidades reales del mercado laboral y las plazas que se ofertan, salvo que queramos convertir a España en una fábrica de licenciados en paro, con las terribles y lógicas frustraciones que ello conlleva.

En fin, son muchas cosas sobre las que hay reflexionar en tan breve espacio de opinión, pero al menos sí que podemos sacar una conclusión unánime y demandada por todos: “Pacto de Estado en Educación Ya”.