£0.000

Entrevista a Mónica y Mercedes: «Al final forjas vínculos no solo de profesor-alumno, sino incluso de hermano mayor-hermano pequeño”

Home / Universitas / Entrevista a Mónica y Mercedes: «Al final forjas vínculos no solo de profesor-alumno, sino incluso de hermano mayor-hermano pequeño”

 

Avanzando Juntos

 

monica_mercedes2.jpg

 

«Al final forjas vínculos no solo de profesor-alumno, sino incluso de hermano mayor-hermano pequeño»

 

 

Mónica Martínez y Mercedes Castelló estudian 2º curso de Derecho con inglés (grupo ARA) en la Universidad de Valencia. En primero de carrera fueron voluntarias de Mejorando Juntos, acompañando a pacientes en el Hospital La Fe de Valencia, pero desde este curso, se involucraron en Avanzando Juntos, el voluntariado de Universitas de apoyo escolar a niños en riesgo de exclusión social.

 

 

Ellas son dos de los ocho voluntarios de Avanzando Juntos. Se reparten en tres clases diferentes de repaso: un grupo de 2º y 3º de Primaria con dos voluntarias y 7 ó 9 niños; otro de 4º de Primaria, con dos voluntarios y aproximadamente 4 niños;  y un tercer grupo de 5º y 6º de Primaria con otras dos voluntarias y entre 4 ó 5 niños.

 

Como  anécdota cuentan cómo desde el  primer se dirigían a ellas como “señorita” o “profesora”, con lo que a su manera, informal, mostraban un gran respeto hacia ellas. También cómo  los niños se sorprenden cuando resuelven con rapidez sus sencillos problemas de Matemáticas y lo gracioso que es ver sus caras cuando preguntan por el “truco” para hacerlo, a lo que responden que es “la práctica”. Los ‘profesores’ de Avanzando Juntos sienten el cariño de sus alumnos que les regalan dibujos, les reciben con abrazos o ‘chocando los cinco’ o llegan para contarles qué han hecho en clase, durante el fin de semana o para pedirles opinión sobre diferentes temas.  



¿Qué os atrajo de Avanzando Juntos?


Habíamos ya sido parte de otro proyecto de la Fundación y, aunque estábamos muy a gusto, queríamos probar otros tipos de voluntariado, aparte de que por razones de complejidad de horarios, éste era el que mejor nos venía.

Enseñar, trabajar y estar con niños es algo que siempre nos ha gustado y creo que es algo en lo que todos los voluntarios de este proyecto en concreto coincidimos.

El hecho de poder poner nuestros conocimientos previos escolares a prueba, y ayudarlos en asignaturas tan importantes como Matemáticas y Lengua, reforzando lo que aprenden en clase, y ver cómo van avanzando poco a poco es muy bonito. Se puede ver que les cuesta, pero también que ponen interés por entender o mejorar.

¿En qué consiste vuestra labor?

Los voluntarios de Avanzando Juntos nos encargamos de ayudar a alumnos en riesgo de exclusión social a reforzar los conocimientos adquiridos en sus clases y ayudarles con los deberes después del horario escolar, en las denominadas “clases de repaso”.

Vais cada lunes, ¿cuántos niños tenéis y a qué les ayudáis?


Hay que tener en cuenta que la asistencia o no a esta actividad es voluntaria también para los alumnos que se quedan después de clases, ya sea por decisión suya propia o por sus padres. Esto implica que, dependiendo del día, se quedan más o menos alumnos por razones de transporte o disponibilidad de los padres para recogerlos  cuando terminamos.

Solemos ayudarles en los deberes o con repaso de Matemáticas y de Lengua (lectura, comprensión escrita, ortografía, caligrafía etc), dependiendo del nivel académico individual de cada alumno.

¿Cuál es vuestra relación con los maestros y las familias? ¿Cómo responden al apoyo que prestáis a los niños?

Tenemos una muy buena relación con los maestros de la escuela. Siempre han estado muy atentos a nuestras necesidades, se interesan por ayudarnos y facilitar nuestra tarea; nos han ayudado siempre que lo hemos requerido.

 

La relación con las familias no es tan estrecha, ya que únicamente los vemos cuando vienen a recoger a los críos y a no ser que haya algo que comentar, ya sea académico o personal, no hay mucha relación. No obstante, creemos que tanto unos como otros nos han comunicado, expresa o implícitamente, su agradecimiento por la labor que hacemos, lo cual también se agradece por nuestra parte.

¿Habéis visto algún progreso desde que empezasteis a principio de curso?

Sí, y se pueden ver diferentes tipos de progresos en los alumnos, tanto a nivel académico como personal. En las asignaturas que repasamos, poco a poco avanzan, entienden la materia y cada vez les cuesta menos relacionar conceptos o hacer los deberes. A nivel personal, también se ve un cambio de comportamiento, por pequeño que sea, por parte de algunos de los alumnos: cada vez les cuesta menos concentrarse, se quejan menos y tratan mejor a sus compañeros y a los voluntarios. Aunque, también hay que decir, que siempre están algunos que siguen siendo igual de revoltosos y conflictivos.

¿Cómo animaríais a otros universitarios a hacer este voluntariado?


Por la satisfacción de ver que poco a poco aprenden  y cada vez les salen los ejercicios más rápido y perfectos, esto además de ver su transformación personal que es algo realmente bonito. Siempre hay momentos más difíciles teniendo en cuenta las edades, pero vale mucho la pena formar parte de su crecimiento académico y personal. Al final, forjas vínculos no sólo de profesor-alumno, sino incluso de hermano mayor-hermano pequeño, aunque a veces nos tengamos que poner como padres estrictos cuando no se portan bien.