Holanda era un país que hasta hace unos años era desconocido, pero ahora es un destino turístico que está de moda. Será por sus contrastes o por sus llanuras infinitas que inspiran tranquilidad.

 Si aún no has ido, o quieres volver a ir, aquí te contamos algunos detalles que te pueden servir de ayuda.

 Las compañías aéreas más económicas que vuelan a Holanda o Bélgica son: Transavia.com que vuela desde Valencia a Ámsterdam (Schiphol) , y Vueling que vuela a Ámsterdam y a Bruselas. Es aconsejable llegar a Bruselas si el viaje va a comenzar por visitar Brujas, Amberes o Gante, ciudades todas ellas muy bonitas debido a su arquitectura, y al ambiente romántico que se desprende.

 Si la llegada se hace directamente a Ámsterdam, te llamará la atención el aeropuerto por sus grandes dimensiones y  por la gran oferta de  bares y restaurantes.

 Si vais varios amigos, en el mismo aeropuerto se puede comprar un Ticket-descuento que vale alrededor de 50 euros y puedes viajar por toda Holanda pagando sólo la mitad del billete. (Los billetes de tren suelen ser caros, así que este ticket descuento merece la pena si vais a estar varios días).

 En Ámsterdam se pueden visitar muchas cosas, lo podéis hacer andando o alquilando una bici y sentiros como unos auténticos holandeses.

 En primer lugar la estación central de tren no pasa desapercibida, se construyó sobre 1882 – 1889, la puerta del edificio central está flanqueada por dos torres, dando a la estación el carácter de “nueva puerta de la ciudad”.

 El siguiente punto donde ir (por cercanía) es al barrio rojo (Red Light District), Ahí os encontraréis con todo lo que os han contado. Sinceramente es un barrio anecdótico, pero es sólo eso, una simple anécdota.

 A los holandeses se les hizo una encuesta pidiéndoles que definieran con pocas palabras su país, la mayoría contestó freedom (libertad), en cambio se hizo está misma encuesta a los turistas y definieron Holanda como un barrio rojo. En Holanda hay dos públicos muy diferenciados, los turistas y los nativos que ven un mismo país desde dos perspectivas totalmente diferentes.

 Personalmente, una vez que has vivido ahí te das cuenta que Holanda es mucho más que una barrio rojo, es un país donde las miras son infinitas, los campos son prados y los paseos se hacen en bicicleta.

 Otros lugares para visitar dentro de Ámsterdam son el museo de Van gogh, el museo de Ana Frank, el mercado de las flores…

Otras ciudades para visitar son Rótterdam (a 1 hora de Ámsterdam), es la ciudad de los rascacielos. Utrecht (a media hora de la capital). En la zona sur de Holanda hay unos pueblos costeros muy bonitos y típicos holandeses como son, Midelburg y Vlissingen. En ellos se puede practicar deportes acuáticos, paseos con caballos, disfrutar con los mercados tradicionales.

 Para finalizar, no puedes partir sin antes haber probado unos mejillones al vapor y  “apple strudel” con salsa de vainilla.

 Pásalo bien y disfruta.

 Cosas anecdóticas: Las fachadas de los edificios están ligeramente inclinadas hacia delante, se construía de está forma para poder subir los muebles a la casa con un mecanismo de polea, y de esta forma no dañar ni las ventanas de la casa ni los muebles. De otra manera no se podía subir debido a que en el interior de las casas alberga una escalera de caracol que por su extremada estrechez impide subir los muebles.