£0.000

Lecturas de verano

Home / Articulos de opinión GESI / Lecturas de verano

Publicado en el diario Las Provincias. Domingo, 20 septiembre 2009

Lecturas de verano
Juan Alfredo Obarrio Moreno. Profesor Titular de Derecho Romano. Univeristat de València.

Finaliza el verano, y atrás quedan, como compañeros de viaje, las lecturas de algunos libros pendientes que se resisten, como viejos amantes, a ser olvidados en la memoria del tiempo.

Desde adolescente, la literatura, como el arte en general, ha venido a conformar un particular refugio en mi vida, que me rescata de un tiempo y de una política que disuelve la conciencia y la virtud para presentarnos una realidad que, a mi juicio, es una continua huida de aquellos perfectos cánones que llevan al hombre a crecer y a vivir más allá de sí mismo, dotándolo del recto sentido moral que la brújula de la inteligencia marca.

Así, en la literatura tenemos las palabras, y las palabras llenan el espacio, se quedan en el aire, se pueden escuchar, sentir y experimentar su peso. Por el contrario, en la política, las palabras quedan relegadas a un segundo plano, siendo absorbidas, ridiculizadas y abandonadas sin antes haberlas comprendido en toda su eternidad.

Cuando leemos a quienes cuidan el idioma, a quienes nos transportan a una época y a unos personajes que se convierten en sueños que abrazan la realidad, sabemos que la palabra, como la vida, se vuelve sabiduría, y es entonces cuando comprendemos que en la Palabra, todo, sin la Palabra, nada. Y así, todavía hoy, cuando las recordamos, no nos parecen escritas, sino habladas: no las leemos, las sentimos. Y es entonces, cuando el adjetivo no sólo se convierte en aventura, sino en camino, en verdad y vida, abriéndonos los ojos del sueño a un mundo en transformación, que no es el del acatamiento a lo políticamente correcto, sino el que impide que los hombres se conviertan en árboles ocultos a esa lucha que es de ayer, de hoy y de siempre, y que nos lleva a recogernos en esa Palabra donde la Verdad descansa.

Atrás quedaron libros que nos enseñaron a detenernos y a contemplar la quietud de un instante, a comprender que la vida no es, como nos describe Kafka, una espera trivial y fortuita, un proceso que aboca al hombre a una amalgama de laberintos que son, como en el ‘Fausto’ de Goethe, la antesala de su propia ejecución, sino una continua esperanza, la que nos invita a descifrar la profundidad de un alma que descree del fracaso o del éxito, de las escuelas y los dogmas, y que entiende que la vida y los sueños son hojas de un mismo Libro Sagrado, cuya mera lectura invita a adentrarnos en un tiempo y en un espacio que son la verdadera conciencia de la humanidad, aquella en la que el cuerpo piensa y el alma se toca.
En breve, el tiempo caerá sobre las hojas húmedas, y atrás quedarán, en la trémula luz de nuestras vidas, aquellas lecturas que duermen, con respiración pausada, en los campos de nuestra memoria.