£0.000
¿CÓMO PIENSAN LOS PROPIOS ESTUDIANTES DEL SIDES  AL TÉRMINO DE SU V EDICIÓN?

¿CÓMO PIENSAN LOS PROPIOS ESTUDIANTES DEL SIDES AL TÉRMINO DE SU V EDICIÓN?

En diciembre del 2018 terminó la V edición del SIDES (Seminario Interdisciplinar de Derecho y Ética Social), organizado por Aniceto Masferrer y Juan A. Obarrio Moreno, ambos Catedráticos de Derecho de la Universidad de Valencia (UVEG), con la colaboración del Instituto de Estudios Sociales, Políticos y Jurídicos (de la Fundación Universitas), así como de la Unidad Docente de Derecho Romano (UVEG). Tras participar en doce sesiones (una semanal, entre septiembre y diciembre), algunas de contenido teórico y multidisciplinar (Historia y Teoría del Derecho, Ética, Filosofía Política, etc.), otras de contenido práctico, los propios estudiantes resumían cada una de las sesiones (http://www.fundacionuniversitas.org/v-sides-seminario-interdisciplinar-derecho-etica-social-septiembre-diciembre-2018/). Ahora, tras los exámenes y la perspectiva que da el tiempo, recogemos a continuación el parecer de alguno de los estudiantes que participaron en este curso que ya concluye. Estos testimonios son un reflejo de lo que aporta el SIDES a los estudiantes que tienen la suerte de poder participar.

 

He tenido la suerte de participar en el seminario SIDES en este curso 2018-2019, y digo suerte, porque en un principio no habría imaginado todo lo que este me aportaría, sino que en realidad, me atraía el hecho de que se me hubiera recomendado y seleccionado para acudir al mismo, siendo esto un honor. No obstante, pronto esto dejó de importar por completo.

El seminario, a través de sus distintas charlas y en particular aquellas que disfrute especialmente, me ha aportado conocimientos en todo tipo de materias. Tal y como explicó el profesor Pedro Talavera en la ponencia que nos ofreció, existe una gran diferencia entre intuir y conocer o saber. Intuimos algo cuando, creemos conocer ese algo porque internamente sabemos en qué consiste aunque sea de forma vaga y poco precisa, pero no somos capaces de reproducir con palabras lo que creemos conocer, no hay capacidad de expresión y no podemos explicar en qué consiste algo. En mi caso, las distintas charlas versaban a veces, sobre materias que ya conocía, en cuyo caso me aportaban puntos de vista diferentes. Pero, algunas otras incidían en temas que vagamente «conocía» y otras sobre áreas que ni siquiera me habría cuestionado. Esto último me ocurrió con la charla relativa a la cirugía estética y el narcisismo en redes sociales. Sin ser consciente, este es un tema en el que yo tenía formadas opiniones, pero sin comprender bien la estructura y coherencia entre las mismas.

Además, agradecí especialmente que en muchas de las ponencias, los profesores utilizaran la lectura como referencia constante. De esta forma, la ponencia comenzaba con la lectura de un texto de por ejemplo Ayn Rand. Esto, además de servir para recordar pasajes de algunas de mis obras favoritas, y relacionarlas con temas nuevos, fue útil también para recomendarme otros libros, como ocurrió con los textos de Kafka, de los cuales tan sólo había leído dos, pero gracias al profesor Obarrio sentí la necesidad de explorar más a fondo sus obras.

Respondiendo a la pregunta de qué esperaba de este seminario, lo cierto es que no estoy muy segura. Supongo que en su momento, pensaba que simplemente asistiríamos a ponencias interesantes en las que nuestra participación se limitaría a hacer preguntas al final de las mismas. No obstante, lo que más me ha sorprendido del seminario SIDES, es que la intervención de los alumnos en las ponencias, no  complementa a estas, sino que las vertebra. Así pues, en muchas ocasiones, la charla tan solo duraba una media hora y el resto de la misma se articulaba o bien en base a nuestras intervenciones uno a uno, a través de preguntas varias que pudiéramos ir haciendo, o bien con nuestras respuestas a preguntas hechas por el profesor en concreto.

Tampoco esperaba el ambiente de amistad que se respira en el seminario. En realidad, por el título del mismo y que nos hallamos en la universidad, pensaba que el ambiente sería especialmente formal, y, si bien no ha perdido este carácter, ha sido combinado con éxito con esfuerzos por fomentar la relación entre los alumnos que participábamos. Si yo creía que simplemente nos llevaríamos bien entre nosotros, lo cierto es que hemos acabado quedando en varias ocasiones.

Por último, al respecto de qué le recomendaría a una persona que fuera invitada al seminario para que lo disfrutara al máximo, tal vez señalaría que no se preocupe por el tiempo, por si el seminario es muy exigente y no puede compaginarlo con la carrera. Yo misma tuve este temor y realmente, a pesar de que siempre hay momentos de agobio, no ha sido un obstáculo, ni me ha quitado tanto tiempo como podría parecer. De hecho, una vez acabado el seminario, utilicé ese espacio que antes ocupaba el mismo, con una asignatura extraescolar que había dejado el año pasado. Estar en SIDES fue útil para ayudarme a gestionar mejor el tiempo. Finalmente, también le indicaría que no sintiese vergüenza ni presión de participar en las sesiones. Cada persona puede tener más o menos dificultad de expresar su opinión ante más gente y si algo bueno tiene el seminario, es que te posibilita ir participando desde el principio o simplemente más adelante. Habrá profesores que pidan que todos los alumnos, uno a uno, participen, pero esto incluso puede ayudar a ir acostumbrándote a intervenir” (Teresa García Fernández).

 

En cuanto a mi experiencia en el SIDES…. Bien, podría analizarlo desde dos puntos de vista.

Desde el lado más personal, ha sido lo que me ha llevado a saber qué quiero ser de mayor, o mejor dicho, cómo quiero serlo. Quiero ser culta. Una de las razones por las que recuerdo que te dije en aquella entrevista que quería entrar al SIDES era porque tenía dudas acerca de mi futuro laboral, quería aclararme, acercarme más a lo que era el “Derecho”, etc. No sé si terminaré ejerciendo la abogacía, notaría, cátedra o judicatura (que gracias al seminario, son profesiones que he podido conocer de primera mano), pero lo que sí sé es que quiero ser culta, como todos y cada uno de los ponentes que hemos tenido. Reflexionar, formarme, ‘culturizarme’, porque al final no somos más que eso, cultura. Leer, escribir, pensar, hablar, preguntarme el porqué de las cosas, y sobre todo compartirlo con los demás. Eso es otro de los puntos a favor que tiene el SIDES, que tarde o temprano tienes que compartir tus opiniones y hablar en público sin vergüenza alguna. Y aunque al principio te dé “corte” o reparo, al final no te paras a  pensar si  se van a reír de ti por lo que digas o si estarás o no en lo cierto, simplemente te decides a formar parte de la conversación porque te sientes en familia.

Desde otra perspectiva, más bien de cara a futuros estudiantes del SIDES, les diría que no dejen pasar esta oportunidad que solo unos pocos afortunados tienen. Lo que empieza siendo un seminario cualquiera, se convertirá en una formación imprescindible para tu futuro, por no hablar de que tu círculo de amigos se abrirá también. Podrás ver que quizá sí que hay algo distinto en ti, rodearte de gente inteligente, culta, diferente -que para mí es una virtud-. Y entablar con ellos un coloquio sobre temas que por desgracia no surgen en clase con frecuencia.

En definitiva, fue una experiencia magnifica que ojala tuviese una ‘segunda parte’. Gracias, Aniceto y Alfredo, por confiar en mí, y al misterioso profesor que me recomendó por ver algo especial en mí” (Miriam Fernández).

 

Para mí el SIDES ha sido un seminario muy especial, sin lugar a dudas. Me resulta un poco difícil poder transmitir con palabras todo lo que ha aportado a mi vida y lo que me ha inspirado. Creo que ha sido un regalo poder hacer este seminario y lo agradezco de corazón. Cada semana que acudía a este, salía maravillada y me sentía muy agradecida de haber podido estar allí y que los profesores y profesionales que nos daban las charlas me compartieran sus conocimientos, experiencia y sabiduría. He aprendido muchísimo de cada uno de ellos y me han parecido todos unos grandes profesionales que sin duda tienen algo especial, ese tipo de personas que te inspiran en la vida y que sus palabras se te quedan grabadas para siempre. Y por ello, no puedo más que decir cosas buenas del SIDES. Personalmente, a mí me ha marcado mucho haberlo hecho y ha sido algo muy importante de este curso que siempre recordaré y que me servirá para mi futuro profesional. Me podría pasar horas escribiendo detalles pero pienso que con dar una idea general de mi opinión del seminario, sin entrar en detalles, está bien. Pienso que el trabajo que está haciendo junto al profesor Obarrio, dando la oportunidad a estudiantes de poder hacer este seminario es de admirar; me siento muy agradecida y he aprendido mucho en cuanto a las diferentes salidas profesionales que hay en esta carrera, como también por otra parte, con respecto a reflexionar, a pensar, a crecer como persona, a ser más crítica y a adquirir más cultura y conocimientos sobre el mundo del Derecho.

(…). Y bueno para terminar, ya le digo que me ha parecido una pasada el seminario, aunque me repita, y que debería hacerlo la universidad y que pudiera acceder muchísima más gente pero lamentablemente no es así, y por ello me parece admirable que por amor a su trabajo y a querer hacer algo más, dedicando su tiempo de forma gratuita estén haciendo esto posible, con todo el esfuerzo y dedicación que requiere. Sólo le puedo decir que gracias. Ha sido un regalo poder hacer este seminario, de verdad, GRACIAS” (Roser Silvestre Rodríguez).

 

Respecto a mi experiencia en el SIDES (…) me gustaría destacar que, aun con el gran interés que tiene el temario impartido durante éste, lo que encontré especialmente reseñable fue la calidad humana e intelectual tanto de los ponentes como de mis compañeros y compañeras, de quienes tuve la ocasión de aprender tanto a nivel personal como académico y profesional.

Una circunstancia seguro propiciada gracias al formato que presenta el  seminario, con unas charlas que permiten el contacto directo, facilitan la relación entre aquellas personas que participan, y potencia todo su desarrollo.

Más allá de lo dicho, el seminario constituye una oportunidad especial para cualquier universitario o universitaria, ya que nos ha permitido conocer campos que generalmente no podemos ver en la carrera y rodearse de un grupo de personas con similares inquietudes.

En conclusión, estoy muy agradecido de que se haya contado conmigo; sin duda me ha influido muy positivamente” (Carlos Alcolea).

 

Reflexión, convivencia, tolerancia,  conocimiento, excelencia…son algunas de las palabras que podrían definir el conjunto de sesiones del SIDES. Sin embargo, lo que más me ha impresionado –aunque parezca un poco secundario dado el nivel de los ponentes, la profundidad e importancia de los temas tratados y la calidad de los coloquios–, es el respeto, pluralidad y libertad de las opiniones vertidas tanto por los compañeros como por los ponentes, ya que, es verdaderamente ilusionante y digno de admirar, dada la ‘coloquialidad’ y simplicidad de los mensajes que predominan en la sociedad actual, cómo hay jóvenes que todavía usan un lenguaje formal, culto, que se basa en la libertad de cada uno, pero también en el respeto hacia el prójimo;  elementos necesarios para seguir construyendo una sociedad que avance hacia un futuro exitoso.

En segundo lugar, también me gustaría hacer especial mención a los temas tratados en el desarrollo de las sesiones, ya que, creo que están dotados de una absoluta trascendencia: todos ellos forman parte del conjunto de retos que afronta la sociedad actual como, por ejemplo, los totalitarismos, la relación entre política y poder, el desarrollo del trabajo, los retos de la universidad… en la sociedad actual, y creo que se han tratado desde la absoluta libertad por parte de todos los miembros, con el fin de construir una mejor convivencia entre diferentes.

Siguiendo con este aspecto, personalmente, creo que se puede incorporar una ponencia sobre el feminismo y su relación entre el derecho y la sociedad, ya que, este tema ha estado presente en varios coloquios y apelo a que se pueda tratar con más profundidad.

No puedo terminar sin hacer referencia a las sesiones prácticas, las cuales nos muestran verdaderamente la ‘realidad jurídica’. En este aspecto propongo, como complemento, añadir, a una de las sesiones, la visualización de un juicio real, aunque puedo entender que por los horarios y disponibilidad de los jueces, fiscales…sea difícil su compatibilidad.

Por último, me gustaría recomendar y animar a que se siga impartiendo y organizando el SIDES, porque contribuye a la profundización de temas fundamentales en nuestra sociedad, y por ello, más que en el gusto personal, hay que hacer hincapié en la necesidad de que se siga impartiendo y organizando este seminario, ya que, aparte de los enormes conocimientos que te aporta, creo sinceramente, como he dicho anteriormente, que contribuye a fortalecer los valores de una sociedad democrática, como son el pluralismo, la libertad y el respeto; en definitiva, a mejorar la convivencia” (Luis Blasco).

 

Académicamente, mi opinión al respecto es que ha sido un Seminario muy enriquecedor, ya que gracias al mismo he podido acudir a conferencias y escuchar a profesores hablar sobre ciertos asuntos muy interesantes. Sin duda, una de las conferencias o charlas que más me han aportado han sido las orientadas al mundo laboral, tal y como la charla a la que pudimos asistir acerca de la profesión del Notario.

Por ello considero que si algún alumno tiene la oportunidad de asistir a este Seminario debería aprovechar la oportunidad tal y como hemos hecho nosotros este año. Por tanto, sin duda les diría a otros alumnos que no dudasen en asistir al SIDES. 

Como consejo, añadiría que aquellos que asistan al año que viene se organicen para poder acudir a todo, ya que es cierto que en ocasiones a lo largo del cuatrimestre vamos agobiados y es importante para poder acudir al curso y al mismo tiempo dedicar las horas de estudio que queremos, por ejemplo, al terminar las charlas como muchas de ellas eran en la universidad, es una opción acudir a la biblioteca para estudiar, ya que las charlas eran a medio día. Eso mismo hacía yo muchos miércoles.

Personalmente, haber acudido a este Seminario me ha brindado la oportunidad de conocer a otros estudiantes y al mismo tiempo crear nuevas amistades, lo cual siempre es muy positivo. Conocer a otras personas que están en la misma situación académicamente y tener la oportunidad de ayudarnos es muy importante. 

En resumen, considero que es una experiencia muy enriquecedora, tanto a nivel académico como cultural puesto que también he aprendido otras cosas más allá del Derecho, que los estudiantes deberían aprovechar, ya que yo misma acudiría a otro si tuviese oportunidad.

Finalmente, me gustaría darle las gracias por su atención y su dedicación a todos nosotros, considero que es una suerte poder conocer un poco más a profesores como usted en la Universidad” (María Isabel ‘Mabel’ Valle Llorens)

 

En primer lugar, quiero decir que estoy muy contenta de haber conseguido los resultados obtenidos en el curso y que en gran parte han sido gracias a la motivación que me ha proporcionado el SIDES.

En mi opinión, ha sido una experiencia enriquecedora tanto personal como en el ámbito profesional. Con ello me refiero a que el seminario no solo te aporta información sobre algunas de las ramas del Derecho, en las que nos podemos especializar, sino que además, potencia nuestra convicción de llegar a ser aquellas personas que tenemos como referentes. Nos ha proporcionado un abanico de enseñanzas en muchos aspectos, tanto por el hecho de darnos la oportunidad de conocer de primera mano las profesiones jurídicas más inquietantes, así como el aspecto más “humano” del estudiante.

Con relación a esta última nota, me refiero a que se consigue crear un grupo de gente que anhelamos conseguir objetivos similares y que pese a las diferentes concepciones que tenemos sobre los asuntos que se nos planteaban en los coloquios, hemos podido expresar nuestras opiniones libremente y sobre todo, aprender de cada uno de los compañeros e intentar crecer con una mente abierta al respeto y a la enseñanza.

Por otra parte, si compartiera mi opinión con los futuros estudiantes del SIDES, les diría que aprovecharan al máximo esta gran oportunidad de conocer las profesiones que pueden marcar su futuro porque, al menos a mí personalmente, me ha servido para esclarecer qué camino quiero escoger cuando acabe el Grado. Con ello me refiero a que expongan todas aquellas inquietudes que se les susciten durante todas las sesiones, que estén atentos y abiertos a todo lo que se expone durante los coloquios, y que sepan aprender de los grandes profesionales que conocemos a lo largo del seminario.

Finalmente, una vez más quiero agradecer la gran labor que se hace porque se consigue que sea mucho más que un seminario.

Por mi parte, estoy a tu disposición para aquello que se necesitara y estaría encantada de proporcionar cualquier ayuda a los futuros estudiantes del SIDES, si en algún momento se necesitara” (Carmen Lillo Ripoll).

 

Este seminario es una gran iniciativa por parte de los profesores D. Aniceto Masferrer y D. Juan Alfredo Obarrio que viene a ofrecer al estudiante comprometido una oportunidad semanal, durante la mitad del curso aproximadamente, de profundizar en el derecho de la mano de profesionales en activo, otros profesores etc.

               Para mí ha sido una cita importante para relacionarme con gente diferente de la facultad, siendo un círculo donde he podido encontrar a otros estudiantes de perfil similar al mío que han acabado por configurarse como una verdadera relación de amistad. También cabe destacar las excelentes exposiciones a las que hemos asistido y, personalmente, el haber conocido a un abogado del estado.

               Por todo ello, les diría a los nuevos candidatos que, haber sido seleccionados es una gran suerte y que aprovechen esta oportunidad para continuar conociendo el derecho más allá de las clases teóricas” (Silene Morató Montagut)